Archivo | mayo, 2012

José y Jordi vuelven al a carga.

21 May

Desde esta mañana, y después de que las “negociaciones” con Catalunya Caixa solo hallan conducido a un “ya se dictaminó sobre este caso” (un “nos lavamos las manos” versión burocrática) , los dos huelguistas de hambre que estuvieron el mes pasado a las puertas de la central de este banco, vuelven a pedir una salida para su situación. Siguen decididos a llegar “hasta donde haga falta”, y no lo hacen solo por ellos. En boca de Jordi, dice que no le importa le pase si sirve para que otras personas no pasen por lo mismo que él. 

Esta mañana, a primera hora, cuando Jordi ya estaba colocando las pancartas y el colchón donde dormirá a partir de ahora, el “negociador”, el “Sr don Luís”, ha salido del banco y ha comenzado a insultar y amenazar a Jordi, hasta que este lo ha apartado. 

También quiero recordar que Jordi tiene problemas cardiácos y ya tubo que ser atendido en su momento por el SEM a las mismas puertas del banco, donde volverá a dormir esta noche, y puede que bastantes otras. yo lo único que espero es que el banco ceda antes de que pase algo malo.

Anuncios

15 Mentiras

13 May

Acabo de terminar la lectura, grotesca y nauseabunda de el artículo de opinión “15M: 15 mentiras” , y , además de encontrarme anonadado por el sutil juego de palabras, me encuentro con un amargo sabor en la boca. Como si hubiese estado comiendo del suelo, no se si me explico.

 

Pero bueno, además de las sensaciones que me produzca el periódico y el carácter con que está escrito,  que hace que el periodismo esté cada día peor valorado, y que los buenos periodistas no puedan trabajar ni ganar reconocimiento en un campo donde la seriedad, el rigor y la calidad de la información deben primar sobre cualquier otra cosa, me encuentro con que, debajo de toda esa capa de de rabia casposa y descerebrada, de toda esa hiel, no hay más que burdos tópicos desinformados, enumerados para darles un poco de sentido y, en algunos casos, incluso contradictorios. 

 

Pero bueno, eso no es lo importante. Lo que diga un periódico como la Razón, la verdad es que me da igual. Ellos escriben para quien los lee, dicen lo que ellos quieren, y como ellos quieren. Así todo el lastre de cortas miras que inunda este país puede estar un poco mas tranquilo. Eso sí, podrían esforzarse un poco por ganarse el sueldo.

 

Con el motivo del próximo aniversario del 15M, se está hablando mucho del tema. ¿Qué ha logrado? Tristemente poco. Chillamos alto, y en todo el mundo, pero los poderosos, los que deciden, no nos oyen. No hacen caso. La parte buena? Cada vez somos más. Conforme aumenta el descontento, más gente sale a pedir una guardería pública, un servicio de urgencias, que no le cobren de más por las pastillas… Cada día, más gente despierta. Y lo único que hace que no salga ese famoso 99% es la mala prensa. La manipulación. Se nos clasifica, nos llaman vagos, perroflautas, desorganizados, sucios, porretas… Claro que hay gente así dentro del movimiento. Es un movimiento incluyente, todo el mundo puede entrar. Eso sí, el 80 por ciento de los activistas que conozco son trabajadores y estudiantes, el 15% jubilados (vivan los Iaioflautas!) y solo el 5% son parados, todos ellos de distintos barrios, sectores y niveles económicos y culturales. Por lo tanto hablamos de gente que se esfuerza y saca tiempo de donde no lo tiene para conseguir un cambio en esta sociedad. Y eso es bueno. Eso nos une.

¿Y en cuánto a las tan cacareadas ideologías de izquierdas? Pues sobre eso sólo puedo decir que, si hablamos de un movimiento que busca una mejora de carácter social, de derechas no va a ser. De ahí a afirmar que hay un contubernio judeo-masónico-comunista-anarco-italiano, hay un mundo. Dentro de las asambleas me he encontrado con sindicalistas de todos los sindicatos, con socialistas de todos los tipos, comunistas, anarquistas, demócratas reformistas, y simples y desfasados progresistas, a los que el capitalismo como sistema no les molesta, pero el uso salvaje y despiadado del mismo les da mareos.

¿Eso nos separa? En absoluto, solo nos enriquece. Para eso se forman las asambleas. Se discute durante horas, se liman las asperezas, se debate sin descanso. Y, por fin, se saca una idea. Una idea consensuada, en la que se recojan los puntos comunes de todas las visiones, suavizando los extremos. Esto hace que luego esta medida sea acogida por más gente, ya que todos ven algo de propio en ella. Y esto a la derecha, cuya característica más relevante es la uniformidad de pensamiento, esto le aterra. 

 

Lo único que puedo decir sobre el 15M es que sigue donde debe estar, en las plazas, en las calles, y en los corazones de la gente que cree en él.